martes, 17 de mayo de 2016

Las tejedoras de destinos (Crewel) - Gennifer Albin



Título: Las tejedoras de destinos (Crewel)
Autor: Gennifer Albin
Año: 2012
Género: Juvenil / Distopía / Romance

  Inútil. Torpe. Las demás chicas lo susurran a sus es­paldas. Pero la joven de dieciséis años Adelice Lewys tiene un secreto: sus er­rores son intencionados.

  Dotada de una habilidad fuera de lo común para tejer el tiempo, Adelice es exactamente lo que la Corporación está buscando, y en Arras ser elegida tejedora es lo máximo a lo que una joven puede aspirar.

  Ser hilandera significa privi­legios, riqueza y belleza eterna. Pero no solo eso, también significa tener la facultad de bordar la esencia de la vida. Pero para ello hay que pagar un precio que Adelice no está dispuesta a asumir, puesto que deberá controlar absolutamente todo lo que las personas son: lo que comen, dónde viven, cuántos hijos tienen… Así que está decidida a fallar en las pruebas para ser hilandera, pero en su último examen sus dedos resba­lan, el telar reacciona a su don… y la Corporación la identifica.

  A partir de ese momento, Adelice dejará de tener control sobre su vida y pasará a conver­tirse en un instrumento más de la omnipresente Corporación. Sin embargo, una vez dentro, el poder de Adelice irá creciendo mientras aprende a manejar su don y a decidir en quién confiar.

       

Saga

1 - Las tejedoras de destinos
2 - Entre dos mundos
3 - La elección final
0.1 - El proyecto Cypress
0.5 - El departamento de manipulación

       
Frases

"Una vez quise saber por qué la conservábamos si era inútil, y ella respondió que recordar el pasado nunca es inútil." - Adelice


"Los animales enjaulados suelen sentirse alegres siempre que ignoren que están enjaulados." - Adelice


"Sé todo lo feliz que puedas, aunque solo sea un poquito." - Valery



"Me gustaría tejer este momento fuera del tiempo y hacer que dure para siempre" - Adelice


"Tu alma te pertenece. No les permitas que te la arrebaten. No importa lo que hagan." - Enora


       
Personajes

 Adelice Lewys: protagonista y narradora de la historia. Joven de 18 años, de pelo rubio rojizo y piel demasiado pálida.

 Erik: ayudante de Maela. Joven muy atractivo, de ojos de un intenso color azul, con un hermoso rostro enmarcado por un delicado cabello rubio y un cuerpo robusto, más alto que Adelice.

 Josten Bell, "Jost": mayordomo jefe. Joven muy atractivo, de enmarañados rizos color castaño y ojos color azul cobalto. Posee firmes músculos en los brazos. “No es como los hombres de la ciudad, que se pulen, arreglan y cincelan hasta que sus mandíbulas quedan angulosas y suaves, sin rastro de barba.”

 Cormac Patton: embajador del coventri en la Corporación de las Doce y principal chico guapo de la Continua. Hombre de más de cuarenta años, con un ligero tono grisáceo que salpica su cabello. Es muy atractivo, con una mandíbula esculpida con demasiada suavidad para ser natural. Su nariz, los ojos de color negro y los dientes son perfectos.

 Maela: encargada de recibir y preparar a las candidatas a hilanderas. Mujer de pelo color azabache y ojos color violeta, con un refinado rostro que refleja un halo de control y autoridad.

 Enora: tejedora designada por la Corporación y ayudante de la maestra de crewel. Mentora de Adelice. Mujer de pelo rizado y color miel, ojos color chocolate y una esbelta figura.

 Pryana: candidata a hilandera. Jovencita de exótica belleza, de pelo negro brillante, piel tostada y unos quince centímetros mas alta que Adelice. Hija de una doncella en un pequeño hotel para hombres de negocios. Originaria de Cypress.

 Loricel: la única maestra de crewel de Arras. Una anciana de piel marchita y pelo plateado, de no menos 60 años.

 Valery: esteticista principal de Adelice, de rasgos orientales, con los ojos elegantemente rasgados en torno a unos iris color castaño. Incluso con tacones, es mucho más baja que el resto de la jovencitas.

 Carma: primer ministro, actual jefe de estado. Hombre de anchos hombros.

 Hannox: empleado de Cormac.

 Amie Lewys: hermana menor de Adelice, preadolescente de 12 años, con cabellos de un suave tono dorado y ojos verde pálido.

 Meria Lewys: madre de Adelice. Secretaria. De cabellos color rojo intenso.

 Benn Lewis: padre de Adelice.

       
Opinión Personal

  Mi hija me insistió mucho para que comenzara a leer esta trilogía. Ella aún no terminaba de leerla, pero parecía muy encantada con la historia, así es que accedí.

  Pero, a pesar del tema de las tejedoras y los telares, la historia me ha sido demasiado familiar: sociedad distópica en que la jovencita es separada de su familia y llevada a una nueva vida llena de lujos; debe luchar para mantener a salvo a su hermanita menor y con osadía se enfrenta al gran tirano que desea dominarlo todo, mientras es parte de un triángulo amoroso. Lo primero que se me viene a la mente son Los Juegos del Hambre con una porción menor de escenas sangrientas.

  Pero no hay que desanimarse. Hay muchas historias basadas en otras, que resultan ser bastante buenas.

  Me agradó como escribe la autora, la historia es fluida, se desarrolla bien y siempre sentí ganas de seguir leyendo, lo que puede parecer obvio, pero un par de libros que tengo en espera me han demostrado que eso no siempre ocurre.

  Me gustó la protagonista, tal vez bastante perdida al principio, pero con suficiente valor para enfrentarse a los malos y oponerse a lo incorrecto. Supongo que el estereotipo de la joven damisela en problemas, que debe ser rescatada por el valiente joven, ha quedado en el pasado.

  También les doy mis puntos a favor a los jóvenes Jost y Erik. Los dos tienen su encanto, obviamente apuestos y en muy buen estado físico, aunque en lo personal prefiero a Jost. A pesar de ser el chico rudo, siento que en el fondo es el de sentimientos más profundos.

  Sobre los malos, Maela hasta tiene nombre de mala (solo basta con quitarle la "e"). Es frívola y maquinadora, bien merece que le den su merecido. Y Cormac Patton es mucho peor.

  En conclusión, es un libro que merece ser leído y que se disfruta cuando no se tienen grandes expectativas.

       




¿Ya leíste el libro? ¿Qué opinas de él...

No hay comentarios :

Publicar un comentario